Mes: septiembre 2014

Cuidado con los istmos!!!

Es el caso de un tratamiento de un 3.6 en el que peligra, en ciertas ocasiones, esos restos de tejido orgánico que podemos dejar tras la instrumentación. Un fortísimo abrazo